martes, 14 de octubre de 2014

Visita al médico

Si decidís venir a Japón (ya sea de viaje o a vivir) debéis saber que no es necesario vacunarse ni prepararse de alguna forma especial. En mi caso, yo decidí traerme Paracetamol (para dolor de cabeza...), Lexema (para la dermatitis) y Serenia (para dormir), además de tiritas y compresas.

Pero mi mala suerte llegó con mi uña del dedo anular de la mano izquierda apareciendo un maldito hongo. Yo quería esperar a regresar a casa, pero durante estas semanas ha empeorado a una gran velocidad, temiendo que se ampute el dedo por si solo. Así que me dispuse a realizar todos los trámites para poder ir al médico, que no fue fácil, la verdad.


Para empezar, fui al Servicio Médico de mi Universidad, donde esperaba que me recetasen un medicamento y todos tan felices. Pero no fue así. Escribieron una nota (la cual no le hice una foto) y me dieron 3 papeles donde había un mapa de los 3 hospitales diferentes que me recomendaban. Al final opté por el primero porque era el que estaba más cerca de la universidad y no tenía que coger tren.


Una vez allí, tuve que mostrar mi Tarjeta de Seguro Médico (hokenshou - 保険証) y rellenar un formulario con mis datos personales. Como ya en la Universidad habían escrito lo que me ocurría, no fue necesario redactar los síntomas en el formulario. Después de esperar un buen rato, el doctor me visitó y me estuvo dando consejos de forma muy amable. ¡A partir de ahora queda terminantemente prohibido morderme las uñas!

Una vez salí de la visita, prometiendo portarme bien, me tocó pagar un 30% por la consulta (1.050 yenes) gracias al Seguro Nacional Japonés de Salud (kokumin-kenkô-hoken - 国民健康保険). Este seguro es obligatorio para las personas que vayan a vivir en Japón a largo plazo.


A continuación, me dirigí a comprar la medicina justo al lado de la consulta del doctor, donde tuve que volver a rellenar un formulario y me dieron instrucciones sobre la medicina (la cual debo añadir 1-2 veces al día). En total me costó 450 yenes y voy a tener para varias dosis. Supongo que una vez se gaste, si no se ha curado, volveré a ir.

Finalmente, me dieron un Cuaderno de medicinas de Rilakkuma (okusuri techô - お薬手帳). Este cuaderno sirve para llevar un registro de las medicinas que vas tomando. Está apuntado el medicamento, la dosis, las tomas diarias y el día que se empezó a tomar la medicina.

Por cierto, no voy a poner foto de mi uña con hongo, así como en su día no puse foto de mi dermatitis atópica (prácticamente curada, por cierto).

2 comentarios:

Esperanza Alegría dijo...

bueno, aunque hayas tenido que ir al médico, al menos parece que la experiencia ha sido tranquila. Y te has llevado un cuadernito de Rilakkuma! jaja
espero que ese hongo se cure!

Estivalia dijo...

Ah no, es que para las medicinas te ponen a Rilakkuma estos japoneses, que epic xD

Pucha amiga, lamento mucho que hayas tenido que pasar por esta experiencia, pero al menos te traerá algo positivo, no comerte las uñas! :D yo dejé ese mal hábito hace algunos años, así que sé lo díficil que es, ánimo <3

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^