lunes, 20 de febrero de 2017

1º día: Presentación + otras cosas

El día ha empezado a las 6 de la mañana (hola, jet lag). Como no podía dormir más y tenía la entrada del blog pendiente he decidido ponerme a ello mientras desayunaba algo. El desayuno nos lo preparan el día anterior en una bolsa y... ¡tachán!


¡No necesito tanta comida! Sólo comí uno de los bocadillos con crema de almendra y el café. El resto, lo tendré hasta la eternidad porque no acostumbro a desayunar mucho (además, la hora de la comida es a las 12).

A las 9 de la mañana hemos quedado todos juntos para dirigirnos a la Universidad de Kogakkan. Desde la residencia hasta el aula donde hacemos clase tardamos unos 15-20 minutos caminando. ¡Me encanta no tener que coger metro ni autobús! Estoy segura de que estos días conseguiré adelgazar un poco.

 

Las dos entradas más cercanas a nuestra aula se encuentran en el sur. Son unas entradas muy cercanas la una de la otra. Yo prefiero la de la izquierda porque el camino es más amplio y no tiene piedras mortales ni subida. Pero como el de la derecha es el que nos encontramos primero...

 

Nuestra aula se encuentra en el edificio 9 en un espacio llamado momofune (百船). En este espacio se encuentra una sala común donde se realizan los eventos y el aula donde realizamos las clases. Además, nos han preparado un pequeño espacio donde podemos prepararnos café y té. ¡Qué bien nos cuidan!


A llegar, nos hemos encontrado con esta pequeña sorpresa: una mochila, varios panfletos con información, una agenda, dos florescentes y varios libros sobre el shintoismo y Ise Jingu. Casi me entran ganas de llorar al ver tanta atención recibida.


Pero... llegó el momento más temido: nos tocaba presentarnos. Todos mis compañeros tienen un nivel fantástico de japonés, mientras que el mío lo he ido olvidando a una velocidad increíble. Me sentí muy mal cuando al ponerme a hablar me olvidé de lo que tenía que decir. ¡Fue tan bochornoso! Además, fui a última, con lo cual veía como uno a uno iban hablando con mucha soltura.


Acto seguido, empezamos la primera clase: Historia de la Universidad de Kogakkan con el profesor Fukatsu Matsuo. Desde 1882, momento de la fundación, el espíritu del shintoismo está presente en la Universidad de Kogakkan. Es la única universidad, junto la Universidad de Kokugakuin (a la que fue mi profesor Alfonso Falero) que se especializa en este tema. 


Una vez terminada la clase nos hicieron un pequeño tour por la Universidad. Nuestro primer destino fue el gimnasio, en el cual podemos entrenar y hacer un poco de deporte. En mi caso, a pesar de haber leído que teníamos que traer ropa de deporte, decidí no traerla porque prefiero estudiar.


Nuestro siguiente destino fue el Museo de shintoismo y cultura japonesa. Aunque es un sitio muy pequeño, se nota que es un lugar lleno de historia con mucha riqueza. El profesor Masato Sano fue el responsable de explicarnos las diferentes salas que hay en el museo.


 

 

Finalmente, nuestro tour terminó en la Biblioteca. Nos tuvieron que hacer una explicación muy rápida porque casi era la hora de ir a comer. ¡Una pena! Pero me apunto el dato de que puedo sacar libros...


A las 12 fuimos a comer al comedor de la universidad. Gracias a ellos, tenemos varios menús que podemos escoger gratis. En mi caso, como no me gusta el arroz con curry ni el udon, los dos platos estrellas de este lugar, escogí el menú sano (healthy menu).

 

Después de comer, hicimos nuestra primera excursión a los alrededores de la Universidad: en el santuario de YamatoHime-no-Miya junto a Masato Sano. Los templos japoneses tienen una cualidad imposible de superar y es que son absolutamente maravillosos. El entorno te consigue transmitir una paz gracias a que se encuentran entre la naturaleza. Además, nos enseñaron todos los pasos que hay que seguir para poder entrar en un templo (lavar las manos y enjuagar la boca) y como rezar (reverencias y palmadas). ¡Me pareció muy interesante!

 

Y, ya para acabar, tuvimos la última clase sobre Palabras japonesas y de Ise con el profesor Saitou Taira. Básicamente, nos enseñaron que hay varias formas de decir pasado mañana y pasado pasado mañana (yo siempre digo "pasado mañana no, el otro" y me quedo tan feliz). Pues resulta que pasado mañana (para las personas de Tokyo) y pasado pasado mañana (para las personas de Ise) se pronuncian igual. ¿Qué significa ésto? Pues que no te fíes a la hora de quedar con un japonés y aseguraos de confirmar el día exacto.

 

Por la noche tuvimos la Cena de Bienvenida con el alcalde de Ise. Confieso que sabía que tarde o temprano tendríamos que cenar con él y su equipo de gobierno, pero no estaba segura de si iba a ser el primer día o no... Para mi desgracia, me tocó presentarme nuevamente y pasar una vergüenza terrible. Soy consciente de que tengo que perder este miedo a hablar ante las personas, pero siendo en un idioma con el cual no me defiendo bien lo paso fatal. ¡Y mira que tenía en mente explicar varias anécdotas!

Os dejo el modelito que llevé. ¿¡Verdad que llevo unos zapatos divinos de la muerte!? Pues a todos nos tocó pringar.

1 comentario:

Irune Déu Julià dijo...

Que guay que sembla tot! Espero que t'ho passis molt i molt bé guapi!

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^