martes, 6 de enero de 2015

Regalo de los reyes magos: la vuelta a Japón

Justo ahora mismo acabo de volver de un viaje muy largo: la vuelta a Japón después de pasar las Navidades en casa. Quizás me ha parecido muy largo porque, aunque mi cuerpo estuviese presente, mi mente se encontraba en casa. ¿Qué significa eso? ¡Que quiero volver!

Siempre pasa lo mismo. Vuelvo hecha un mar de lágrimas y no se que hacer para cambiar la situación. No me sirven las palabras amables de "Tranquila, pronto volverás". ¿Pronto? ¿Estás segura? Porque para mí 7 meses son mortales (que son también unas 29 semanas... sí, demasiado tiempo libre en el avión).

Pero toca ponerse en marcha y acabar con este año. Quiero aprender muchas cosas, pero echo mucho de menos a mi familia, mi novio, mis gatos y mis amigos... ¡Y eso que no ha pasado ni un día!

Además, quiero aprovechar para añadir las cosas que echo más de menos de España (sin incluir las citadas anteriormente). *copiado de Miharu*


El abecedario
No sería un problema si no tuviesen los acentos, la ñ (para castellano parlantes) y la ç (para catalano parlantes). Puedo pasar el escribir sin acentos, pero sin la ñ y la ç... ¡lo paso fatal!


Hablar en catalán y/o castellano
Supongo que es de cajón que te puedan entender, porque no hay nada como hablar con tu propio idioma. Pero estoy aquí para aprender japonés, así que todo queda en un bonito sentimiento de añoranza.


Pan con tomate
Es sabido por muchos que amo con locura el pan con tomate. Recuerdo que de pequeña no comía pan si no tenía tomate (un auténtico dolor de cabeza para mi familia andaluza, la verdad). En mi retorno he comido pan con tomate hasta aborrecerlo... si es que se puede.


Pipas
Desde que mi padre dejó de fumar, nos contagió a todos con comer pipas (y pistacho y avellanas). Soy una devoradora de pipas sin compasión, llegando a comer un paquete al día.


Tomate frito
Para hacer un buen plato pasta o de arroz con tomate hace falta un buen tomate frito. Y, os puedo asegurar, que en Japón escasea y mucho. Mi primer plato fue un arroz con tomate y... ¡QUE ASCAZO! Además de quedarme el arroz duro, el tomate era lo peor. Lo gracioso es que parece ser que aquí el arroz les gusta así y ese plato les pareció muy bueno.


Paquete de pañuelos
No solo el papel es ultra-mega-fino, sino que además los paquetes son lo peor (acaban abiertos y desperdigados por el bolso). Tenía en mente comprar una especie de funda para paquetes de pañuelos, pero al final he optado por traerme muchos paquetes de España.


Papel higiénico
Al igual que los pañuelos de los paquetes de pañuelos, el papel del lavabo es lo peor. Yo soy siempre muy consciente del daño que hace usar más papel de la cuenta (mi madre siempre me lo ha ido recordando), pero llega a hacer daño que el papel del lavabo sea TAN fino.

2 comentarios:

NoweliaWorld dijo...

aunque no a tanta distancia, me separan 6 horas en coche de mi familia y mira... este post me ha hecho emocionarme. Entiendo perfectamente de lo que hablas, pasé un mes en verano en Croacia y ya me subía por las paredes. Que si, que es muy bonito viajar pero mejor es volver a casa con los nuestros siempre que podamos.

Un fuerte abrazo y espero que se te pase de la mejor manera posible y ameno. Piensa que lo que hagas hoy, será lo que quieras ser mañana. Feliz año!

Eleone dijo...

¡Muchas gracias por tu comentario! Ahora estoy mucho más animada que ayer (te aseguro que después del post continué llorando...). Tengo ganas de ir a muchos sitios y de seguir publicando en el blog todas las aventuras que viva por aquí.

Es duro estar alejada de la familia y amigos, pero sabes que siempre estarán esperando tu regreso. Si no fuese por ellos, me sentiría completamente sola.

¡Muchas gracias por tus ánimos y feliz año! ^^

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^