sábado, 11 de octubre de 2014

Día en Yokohama

Aprovechando que mi amiga Shizu ha venido a Japón, hemos decidido quedar mis amigos y yo con ella en Yokohama. Estaba un poco preocupada por si no íbamos a poder encontrarnos, porque la estación de Yokohama es caótica y enorme. Pero, por suerte, después de esperar bastante, nos pudimos encontrar.


Nuestro primer destino ha sido la tienda Pokemon Center en Landmark Plaza. El lugar estaba llenísimo de gente donde compraban de todo lo que había (libreta, bolígrafo, peluches...). Yo aproveché para comprar un tampón de Pikachu para mi compañera de habitación y para mí.

 


Justo delante se encontraba la tienda de Shonen Jump, donde se puede encontrar materiales sobre series tan famosas como Dragon Ball, Bleach, Naruto y One Piece (mi conocimiento no llega a más). Por supuesto, también había mucha gente (menos que en la tienda de Pokemon) y aprovechamos para hacernos fotografías.



Para mi alegría, encontramos una tienda de Ghibli justo al lado, donde aprovechamos también para estar un rato. En este lugar habían menos personas que en las anteriores tiendas, pero no pude evitar sentir ganas de comprarlo absolutamente todo.


 

 

A la hora de comer, me fui con Shizu a un lugar donde preparaban okonomiyaki mientras que mis amigos comían en otro restaurante. Me encantó poder pasar un rato a solas con mi amiga, donde pudimos hablar de todo con absoluta tranquilidad.


A continuación, nos fuimos todos juntos a Yokohama Cosmo World, donde nos hicimos purikuras y estuvimos jugando a las máquinas (por ejemplo, había una de saltar que era muy divertida).

 

Decidimos hacer cola y subirnos a la famosa y enorme noria. Cuando mi amigo dijo "Creo que me dan miedo las alturas", sonreí y pensé que en cualquier momento se iba a poner a gritar. Pero a medida que íbamos subiendo altura, empecé a sentir un enorme vértigo. ¡Fue terrorífico!



Finalmente, fuimos a Yokohama Oktoberfest, un festival dedicado a la cerveza. A mi no me hizo mucha gracia ir porque no soy muy aficionada a la cerveza, pero ellos querían ir. A pesar de comprar una cerveza (carísima, por cierto), no tuve valor de acabarla.



Una vez terminamos de cenar, decidimos despedirnos en la estación de Yokohama. No pude evitar soltar una lagrimita al despedirme de mi amiga porque me gustaría volver a España.

2 comentarios:

Miyu dijo...

AAYY! UNA TIENDA DE LA SHÔNEN JUMP ;__; lloro ;__; qué bonito todo! Siempre te leo pero nunca sé qué comentarte. Hoy he venido a gritar sobre LA TIENDA DE LA SHÔNEN JUMP! XDD porque yo siempre he sido más de shônen que de shôjo, y más de la shônen jump que de la ribon xDDDD.

Verona.Firenze dijo...

Qué envidia me das rodeada de todas esas tiendas y cosas bonitas!
Un besote!

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^