miércoles, 26 de junio de 2013

A lo que me llevaron los pinchazos en el estómago


A mi regreso de Guadix (pasé el fin de semana con mis padres), me levanté ayer con unos pinchazos terribles en el estómago. Os prometo que es una de las cosas que más me ocurren y es algo que odio. Estar durmiendo profundamente y sentir este horrible pinchazo es insoportable. El dolor era tan terrible que no paraba de gritar y llorar.

El caso es que me levanté y me tumbé en el sofá, esperando que pasase el dolor. Al ver que no pasaba, llamé a mi madre, quien se encontraba trabajando y no podía venir a mi rescate. Así que llamé a mi novio, quien no tardó en presentarte en mi casa. Nos fuimos al CAP que se encuentra al lado de mi casa. Me preguntaron si no podía esperar hasta la tarde, cosa imposible porque cuando venía un pinchazo no aguantaba.
Así que una vez nos atendieron, me dijeron que todo esto ocurría porque tenía Ansiedad. Me recomendaron pastillas naturales y Paracetamol. Además, me aconsejaron a ir a una terapia de grupo para controlar la ansiedad. La doctora me dijo que de no ser así, en un futuro tendría una úlcera de estómago.

A continuación, regresamos a casa y comí un poco de arroz y tomé las medicinas. Los pinchazos seguían siendo insoportables y no aguantaba el dolor. Finalmente, cuando llegó mi padre por la tarde nos dijo que no podía seguir así y que debía ir a Urgencias. Así que fui como pude con mi madre al CAP de Urgencias. Allí me dijeron que posiblemente tendría gastroenteritis y apendicitis. Por ello, debíamos ir a Urgencias para asegurarnos que no tenía apendicitis.


Así que acto seguido nos fuimos a Urgencias, donde me atendieron enseguida. Me dieron una bata y me pusieron la pulsera blanca que hay en la fotografía. Primero miraron si tenía fiebre (solo tenía unas décimas) y la presión (la cual está baja siempre. Viene de serie). A continuación, me hicieron unos análisis de sangre y me dejaron la vía puesta (HORROR). También me obligaron a dar una muestra de orina, lo cual resultó molesto porque no tenía ganas. Estuve esperando un rato hasta que vino el cirujano para comprobar que no tenía apendicits. Por suerte, no hacía falta operar (a pesar de que algunas señales confirmaban que si tenía).

Una vez terminaron todas las pruebas, me dijeron que lo único que tenía era gastroenteritis. Debía hacer una rigurosa dieta y tomar paracetamol. Los pinchazos iban a seguir ahí, pero se iban a reducir con el paso del tiempo.

Espero que esto termine pronto. Los pinchazos son horribles y no paro de gritar y llorar cada vez que viene uno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^