sábado, 13 de junio de 2015

Día en Odaiba con Maru

Como el día que fuimos a ver Kabuki y el museo Miraikan no fue muy bien, decidí regresar para visitar todos los lugares turísticos que me faltaban por ver de Odaiba. Es por eso que decidí quedar con mi amiga Maru y preparar que cosas íbamos a visitar una vez estuviésemos en el lugar. La verdad es que al final se encargó de todo el novio de Maru, quien también decidió venirse con nosotras.


Cuando terminamos de comer, decidimos ir a visitar la Estatua de la Libertad. No es tan grande como la original (por supuesto), pero me hacía muchísima ilusión visitarla. Era una cosa que me había quedado pendiente en mis 2 anteriores viajes y me daba muchísima rabia.


A continuación, fuimos paseando hasta llegar a un punto donde se podía ver el puente Rainbow Bridge que conecta Odaiba y Tokyo y se puede cruzar caminando (hay que tener valor).


Y cómo tenía muchas ganas de bañarme, decidimos ir a una zona donde la gente se podía bañar en la orilla. Lamentablemente, el agua no estaba muy limpia y había bastante gente. ¡Pero fue divertido meterme allí!


A continuación, nos dirigimos hacia unos grandes almacenes y decidimos tomar un café y un poco de café. Mi pastel era de chocolate, naranja y frutas del bosque, mientras que el café era con caramelo. ¡Todo muy rico!

 

Para mi sorpresa, nos dirigimos a otro centro comercial (Venus Fort), donde antes de entrar estuvimos viendo un Museo de Coches. Fue bastante interesante, aunque me dí cuenta del poco conocimiento que tenía sobre la Historia en general.


Y, para acabar el día y antes de ir a cenar, estuvimos un rato en los alrededores de la enorme estatua de Gundam de 18 metros. La verdad es que no soy muy fan de la serie, pero imagino la impresión que deben sentir los aficionados de esta serie. Además, cerca hay un restaurante temático de la misma serie.

1 comentario:

Maria Serra dijo...

Molt maca l'entrada! (^^) Petonets

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^