domingo, 24 de noviembre de 2013

Reencuentro gatuno entre madre e hijo


¡Hoy ha ocurrido algo maravilloso!

Así es como quiero que empiece la entrada sobre lo que nos ha ocurrido hoy. La verdad es que tengo tendencia a ver siempre el lado negativo de las cosas y buscar la mejor solución. Pero hoy he podido comprobar que siempre existe un rayo de esperanza y que las cosas pueden salir bien sin ningún motivo.

Empezaré a contaros toda la historia desde el principio. Este mediodía nos dirigíamos mi novio y yo a una comida familiar en un terreno que tenemos bastante alejado de la ciudad. Es un lugar muy tranquilo donde normalmente pasaba los fines de semana cuando era pequeña, ya sea con mis padres o con mi prima y sus familiares.

A la llegada a la urbanización nos hemos encontrado con un pequeño gato muy asustado en medio de la carretera. Para nuestra sorpresa, no ha salido huyendo cuando hemos bajado del coche, al contrario, dice mi novio que le ha maullado débilmente como pidiendo socorro. Así que, sin dudarlo, lo he tomado en brazos y lo he llevado al terreno, donde todos me han mirado con sorpresa al gritar "¡Sorpresa! ¡Mirad que regalito traigo!". El regalito en cuestión tenía un ojo malherido (seguramente tenía conjuntivitis), así que al estar enfermo, lo han debido de abandonar. Mi mente trabajaba a mil por hora pensando en cual era la mejor solución: dejarlo en una protectora, llevarlo antes al veterinario...

Mi madre lo ha mirado detalladamente y ha dicho "Es el gatito del bar. Su madre, Misha, lleva días buscándolo muy triste". ¿En serio pueden ocurrir estas cosas? ¿Puede ser cosas del destino? ¿Por qué estaba tan lejos de su madre?

El caso es que hemos ido corriendo al bar y lo hemos dejado donde debía estar, con su madre. Toda la gente del bar nos miraba sorprendidos porque llevaban días buscando al animal. Incluso me han contado que una mujer estaba muy triste por la separación de la madre y el hijo. Ha sido muy emotivo ir a verlos más tarde y encontrarlos juntos tan felices. ¡Estaban tan adorables! Ojalá todo siempre acabase tan bien.

2 comentarios:

Miya dijo...

El destino quiso que el gato terminara con su madre. Como me alegro que fuerais vosotros quien lo encontrarais ^^

belldandy18 dijo...

Qué historia más bonita! Ojalá pasasen más de estas cosas a diario ='')

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^