viernes, 17 de junio de 2016

Lo que hay en mi estuche...

Inspirada en el vlog de mi amiga Asuka, he decidido hacer un post de mi estuche. ¡Me encanta! Hace varios años hice uno sobre lo que había en mi maleta, así que por eso he decidido hacer uno sobre mi estuche. Soy consciente de que si fuese más grande, tendría muchas más cosas... Y como es algo que quiero evitar, estoy conforme con el tamaño y las cosas que llevo.

 

Estuche - Cuando fui por segunda vez a Japón con mi amada Jude quedamos con un señor japonés (Ryu) que es amigo de un amigo de mis padres. Él decidió hacernos varios regalos a las dos y uno de ellos fue este estuche. La verdad es antes había estado usando un estuche del mismo estilo que me regaló mi profesora de coreano de la Escuela Oficial de Idiomas, pero éste me gusta mucho más.


Bolígrafos - Estos bolígrafos de la marca Lakubo de punta metálica de 0.5 mm son uno de los mejores descubrimientos de mis viajes a Japón. Tienen una punta muy fina y no son de tinta líquida, los cuales son una molestia para mí porque soy zurda. Durante mi estancia en Japón hice una compra masiva de estos bolígrafos porque son imposibles de encontrar en España.


Bolígrafos especiales (rosa y violeta) - El primero que recibí fue el violeta. Fue un regalo muy especial de parte de mi amiga chilena Estivalia. Es como una especie de amuleto que uso en contadas ocasiones. El segundo lo compré de casualidad mientras buscaba un bolígrafo rosa, sustituyendo uno que había comprado en Japón y gasté hace un par de meses. Lo uso para hacer destacar y subrayar palabras o frases (como un rotulador florescente).


Lápiz portaminas - El segundo lápiz que compré en mi Universidad (Tokai University) lo escogí de color negro un día que había olvidado en la residencia traer el mío. El primero es de color rosa y lo guardo como un tesoro, igual que éste.


Caja de minas - Esta caja de minas es muy práctica y la llevo usando desde hace varios años. Me encanta que sea tan práctica y siempre que se acaban las minas, compro nuevas para rellenarlo.


Goma de borrar - Lo curioso de esta goma de borrar es que es... ¡NEGRA! De pequeña conocía las gomas de borrar de color gris, las cuales servían para borrar tinta de bolígrafo (actualmente los expertos afirman que su utilidad no era para ello). Es por ello que estaba segura que no iba a funcionar, pero estaba muy equivocada. ¡Esta goma es una maravilla! Una lástima que no haya comprado más...


Rotulador negro - Este doble rotulador lo usaba para mis kanjis en Japón. El grueso lo usaba para dibujar el kanji y el más delgado lo usaba para escribir la lectura y el significado. También me arrepiento no haber comprado varios porque me parece muy práctico.


Rotulador azul - Al igual que el anterior, lo usé en Japón para subrayar lo más importante en mi libro y en las fotocopias. Tiene una parte más gruesa (la cual apenas usaba) y una más fina (la cual usaba muchísimo). ¿Por qué azul y no rosa? Fue el segundo que compré y estaba cansada del rosa. Además, mi libro era azul y pensaba que quedaba bien.


Típex en cinta - Comprado en Daiso, fue una de las mejores compras que hice en Japón. Yo siempre he sido partidaria de usar típex líquido durante mi época de instituto y universidad. Pero una vez probé éste... ¡fue un gran descubrimiento! También me sabe mal no haber comprado más porque es muy barato.


Tampón de Pokemon (Pikachu) - En Japón acostumbraba a apuntar en una agenda todo lo que tenía que hacer. Una vez completada la tarea, marcaba con el tampón Pikachu la actividad completada. Como ahora no voy a la Universidad, no me hace falta marcar nada.


Crema labial - Para mis problemas con los labios he decidido poner un bálsamo labial de Eucerín.


Caramelos - Si alguna vez abrís mi estuche y tenéis ganas de comeros mis caramelos... ¡NO LO HAGÁIS! Estos caramelos son una especie de amuletos que me han acompañado desde hace años. El primero es un caramelo coreano que me dio mi profesora de coreano hace unos 3 años. Consciente de que el sabor no me iba a gustar, decidí guardarlo. Igual me ocurrió con el segundo, el cual me dio una amiga japonesa en Japón. Seguramente estén caducados y tengan un valor sentimental más grande que sabor.

1 comentario:

Rincón Desastre dijo...

¡Qué curioso lo de los caramelos! oO
Mi estuche varía con los años pero el último que tuve solo tenía un portaminas, un boli azul y un iluminador amarillo xD

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! ^_^